lunes, 7 de septiembre de 2009

Booooooooom!


Fue.
Hace unas horas el amor nos convertía en química efervescente y pura. Santa materia.
Ya que siempre me deleita mirarnos en el espejo, giré mi cabeza buscando nuestro reflejo tras esa oscura cascada que es tu melena cuando me baña el rostro. Me detuvieron dos, cuatro, diez húmedas palabras. Quizás un tema de Scott Walker levitaba en clave gris, cerca muy cerca. Pensé en estrellas y el cosmos librándose de nosotros. Eso me hace sonreír por dentro. Too high, narcotizados y con fondo de noticias escabrosas en la tele. En el Telo. Telomereces. Melomerezco. Qué importaba si los aviones se estrellaban o si nos quedábamos sin hielo. Qué importaba el segundo violento de nuestras vidas.Tampoco importaban mi furgoneta soñada ni los números de la lotería, imposibles con el tiempo suspendido en ese instante de eterno copy-paste, en ese asalto a miembro armado, en ese intercambio de besos y nombres (porque me llamaba y te llamabas Yo), así que repetí muy vivo, si jamás nos documentaron en History Channel, ni elegimos los nombres de nuestros hijos, qué importa ya.

Cuando volvimos a respirar descubrímos que el cielo se nos escapaba del libreto, así que junto a esa ventana que era más nociva que la tv. nos paramos desnudos y abrazados.
Disfrutamos la función con ojos alegres; lo hicimos antes de contemplar como todo de pronto se descomponía en el horizonte.



...

21 comentarios:

  1. Presente brother.. ya no más cajones?

    ResponderEliminar
  2. Así que así se siente el amor en español y dicho por un hombre. Milagros de Septiembre.

    ResponderEliminar
  3. ¿para qué va usted a ser santo si ya hace milagritos?

    ResponderEliminar
  4. MUCHO.

    y tu estas loco.
    [y me parece genial]

    [le conteste por alla profe]

    ResponderEliminar
  5. gracias por el comentario en mi foto, encontre ese sombrero y nos pusimos a jugar.

    En el telo. Telomereces. Me lo merezco.
    Me gusto.

    cuentame de ti.

    redhead fairy

    ResponderEliminar
  6. de esos cajones este santo.... albricias, limeño!

    ResponderEliminar
  7. pase por tus cajones y me encontré con Santidad, te leeo.

    ResponderEliminar
  8. Yo tambièn quiero ser santa se podrà? porque al leer lo que leo me gana el pecado jojojoj en fin... aquì estarè aunque la santidad no sea para mì... dos abrazos

    ResponderEliminar
  9. hacés aparecer el resaltador visual en el lector. nunca pude olvidarme del corazón triple X y, ahora, suma el asalto a miembro armado. te odio a mi manera.

    ResponderEliminar
  10. La verdad prefería los cajones antiguos, cuando uno entraba y era todo en tonos cafés, un poco desordenado...

    Este lugar está muy limpio, muy claro, creo que el amor se hace a luz tenue o a oscuras, pero, tal como dices, sin que importe nada más, ni la vida ni la hecatombe, ni la lotería ni el hielo, sólo dos cuerpos, Tú y Yo, para hacer el amor.

    Besos tibios.

    ResponderEliminar
  11. Escribes tus ensoñaciones, eh. Amorosamente caleidoscópico o como espejo, no sé. Sólo leo. Y volveré.

    Grandes salutes, Miguel

    ResponderEliminar