miércoles, 29 de septiembre de 2010

autopertenencia

Su cuerpo se puso rígido y el tiempo dejó de ser tal. Importa dónde está? Ni ella misma lo sabe.
Bajo su piel, un torrente de calor/color le ofrecía un nuevo sabor de vida. Cosquillas. No, dedos. Labios quizás, haciendo círculos sobre su vientre. Un millón de vidas elevando sus manos alrededor, en una especie de danza pagana. Suspensión, ausencia de gravedad. Extravío entre sus dedos, sensación de ser divina. Llovía en ella, un torrente generoso trayendo voces que cantan sobre  un renacimiento, una deliciosa purificación. Arribo a la santidad; nada humano habitaba dentro entonces.
Reír sin sonreír, sentir sin tocar. Pérdida de carne, sexo y edad. Consciencia de ser dios elevado a la sublime potencia. No se escuchaba respirar, pero sentía que el aire la atravesaba violentamente.
Sin decir palabra dictaba claramente: no soy, no estoy, me doy.
Se reconoció, saciándose de su nueva condición, intentando eternizar el viaje, ordenándole a sus dedos no perder la ruta. Engullía el momento con todo y su nombre, en un espacio donde no hay piedad ni verguenza. Sus párpados amortajaban pupilas feroces queriendo escapar. Era voraz.
Luego, el vértigo abrazó la paz y reconoció a lo lejos el factor humano acercándose en slow motion. Anatomía y alma se estrellaron tiernamente.
Intentó resistirse, pero a cambio obtuvo traviesos espasmos.
Recuperó su piel, recuperó su nombre y reconoció su corazón. Registró algo parecido a su primera llegada al mundo. Lo confirmó cuando abrió los ojos y vió otra vez la luz.
Cuando bajó al comedor a cenar, sintió que todos alrededor sabían lo que había hecho. Tensión casera.
Registró miradas y gestos como navajas heladas. Mamá lucía firme como un tótem. El más pequeño tenía un aura de inquisidor. Nuevamente calor en la piel. La mesa entonces ya era una hoguera.

Papá preguntó dulcemente - qué tanto hacías arriba que no bajabas a comer?
Ella se encogió de hombros sin despegar la mirada del diseño de líneas rojas que adornaban el borde del plato.
Luego dijo para si - …quiero más.

... 
Nota: versión corregida y aumentada.

15 comentarios:

  1. Ella quiere más. Que vaya por más. Todo lo tiene al alcance de su mano. Y de su imaginación.

    saluos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Miguel por pasar por mi blog! Esta entrada tuya me ha dado....calor :)
    Besos y ya voy a volver

    ResponderEliminar
  3. Maldita educación que no inculca erróneos sentimientos de culpa.

    ResponderEliminar
  4. nose porque pero presiento que no quieres ser santo.

    ResponderEliminar
  5. Yo le aconsejo que si quiere más, lo haga cuando no esté toda la familiar en la mesa esperandola, jjajajaja

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Con esa mente tan prodigiosa, puede conseguir lo que quiera...

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Notable texto y maravillosa fotografía.

    ResponderEliminar
  8. jajaja se vino sola.

    te van los relatos eróticos ¿eh?, la segunda vez q paso por aca y leo algo parecido

    ResponderEliminar
  9. Que rico! jajaja esta bastante bien escrito, como si lo estuvieras viviendo en ese momento
    Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  10. Intuyo algo más, un viaje por el cielo que la llevó a ese destino. Pero seguramente me equivoco.

    Buen relato

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. @actvservidor : ella lo tiene todo, nosotros también. Somos libres. Saludos!

    Paula María : gracias a ti. espero que hayas aprovechado bien ese calor :)

    XD Lili XD : siempre hot querida :)

    Elmo Nofeo : nada que un efectivo programa de pajas no solucione. Gracias por la visita

    Mofeta : claro que quiero serlo! y ver mi cara en todas las estampitas e imágenes de yeso!

    ♦PªU♦ : seguro, pero creo que cuando el deseo asalta, no perdona situaciones, lugares o personas. Besos.

    Mu.- : ...y, tú sabes...

    Belén : la protagonista del relato o yo? ;)

    Camila Mardones: muchas gracias y ojalá me visites otra vez

    Damian : me van los relatos de todos colores.

    La Diabla : hey gracias. En verdad sólo tuve que narrar lo que siento.

    Alís : si, siempre hay un viaje, el primer despegue. Luego infinitos destinos. Gracias por la visita :)

    ResponderEliminar
  12. Aja, esos cuentos son los que me gustan...

    ResponderEliminar